Trucos para hacer quesadillas crujientes ¡Nunca más quedarán crudas!

Total
0
Shares

Las quesadillas son un platillo típico mexicano a base de tortilla acompañada con queso o guisado tradicional, pues cada relleno varía dependiendo de la región, las puedes comer en cualquier momento cuando tengas antojos de un bocadillo delicioso. En la antigüedad ya se consumían con diversos alimentos, tales como los tlacoyos o tacos aunque se hacían únicamente con huevo, harina y queso, pero en el periodo de la conquista cuando los españoles conocieron el maíz lo comenzaron a utilizar como sustituto de la harina de trigo el cual dio como resultado un sabor más salado e intenso.

A continuación te muestro cómo hacer quesadillas crujientes para que puedas prepararlas en casa y te queden tan ricas como quieras.

Ingredientes para la masa de quesadillas:

  • 2 tazas de harina de maíz.
  • 1 taza de harina de trigo o de arroz.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen.
  • 1 cucharada de polvo para hornear.
  • 2 tazas de agua tibia.
  • Sal al gusto.
  • 2 tazas de agua tibia.

Procedimiento:

  1. Para comenzar con la preparación de la masa para quesadillas es importante mezclar primero los ingredientes secos en un recipiente: las dos tazas de harina de maíz, la sal al gusto y la cucharada de polvo para hornear aunque este lo puedes añadir después en el punto cuatro. Ayúdate de un batidor en globo o un tenedor.
  2. Es importante que tamizar estos ingredientes en polvo pasándolos por un colador para que no se creen grumos y sea más suave la quesadilla.
  3. A continuación ve añadiendo de a poco las dos tazas de agua tibia y comienza a mezclar con el globo de acero hasta que se vuelva difícil de manejar. Luego procede a amasar con tus manos limpias, puedes aplicar un poco de aceite de oliva extra virgen en tus manos o remojarlas en agua para que no se te peque la masa.
  4. Amasa por un tiempo hasta que ya no se peque en tus mano. Posteriormente añade la cucharada de aceite de oliva, la cucharada de polvo para hornear y la taza de harina de trigo o de arroz, esto hará que la quesadilla quede crujiente por fuera y suave por dentro.
  5. También puedes preparar una masa con papa cocinada si quieres darle un sabor diferente y muy rico.
  6. Deja reposar la masa a temperatura ambiente por 10 o 20 minutos tapándola con un pañuelo o un papel vinipel para que crezca, así le darás tiempo a que las proteínas y el almidón de harina absorban el agua de forma que las burbujas de aire creadas por el batido crezcan y se escapen.
  7. Una vez pasado este tiempo toma una porción de 50 gramos y haz una bolita, luego aplástala con las manos, con un rodillo, plato o con ayuda de una prensa para tortillas.
  8. En este punto puedes aprovechar para agregar el relleno que quieras, por lo general se le pone queso y guisado en el centro de la quesadilla. Ciérrala y sella bien los bordes para evitar que al momento de freír esta se abra.
  9. Pon a calentar una olla con aceite. Si quieres que tus quesadillas queden bien crujientes un truco es que el aceite se encuentre bien caliente y limpio. También si ves que te quedan crudas por dentro es importante a añadir un poco de agua a la masa o bien hacerlas más delgadas.
  10. Echa la quesadilla para freírla y voltea la tortilla regularmente para que no se queme. Luego sácala y ponla en el papel absorbente para escurrir el exceso de aceite.
  11. Emplata y acompaña estas quesadillas con vegetales, queso rallado por encima fresco y un toque de salsa picante.

Las ventajas de preparar esta receta con harina de maíz son varias, pues a parte de ser rica en vitaminas A, B1, C, E, K minerales y carotenos al cocerla aportan más calcio y zinc lo que favorece el cuidado del sistema nervioso y óseo, además es una fuente importante de fibra, no tiene gluten y es un alimento saciante que te hace sentir mucho más satisfecho. Entonces ya sabes, si no quieres añadirle el ingrediente de harina de trigo puedes quitárselo o agregarle la harina de arroz el cual también ayuda a mejorar la salud del hígado y es muy recomendado especialmente para personas celiacas, diabéticas, hipertensas o con problemas cardiovasculares.

Total
0
Shares

Carlota de limón con galletas maría: puedes agregarle ralladura de limón

Consumir postres no tiene que ser un hábito malo, pues existen alternativas que además de satisfacer tus antojos…

También te puede interesar