Las mejores razones para comer huevos

El huevo es un alimento con  gran cantidad de nutrientes, pocas calorías y grasas saludables. Entre sus macronutrientes podemos resaltar la proteína y de sus minerales el selenio y el hierro. Dos huevos proporcionan unos 400 mg de colesterol (frente a los 300 mg diarios recomendados)”. Precisamente, este lípido que se encuentra en su yema es el que ha puesto al huevo en la lista negra.

Estudios afirman que el consumo de huevos no aumenta de forma considerable el colesterol sanguíneo, ya que el huevo posee sustancias que bloquean la entrada de buena parte del colesterol en el organismo. Para prevenir el colesterol es recomendado moderar el consumo de grasa saturadas.

El huevo contiene proteína de calidad

Todo lo que has escuchado sobre su proteína, ¡es verdad! Su perfil de aminoácidos esenciales y su buena digestibilidad hacen que su calidad supere a la del pescado y la carne.

¿Cuánto huevos al día debo consumir?

Los nutricionistas aconsejan consumir entre 7 huevos semanales para personas en condiciones de salud normales, máximo 2 al día.

Está lleno de vitamina

Tal y como asegura el Instituto de Estudios del Huevo, las vitaminas liposolubles (A, D, E y K), la colina, el ácido fólico y la vitamina B12 se encuentran exclusivamente en la yema, donde se concentra igualmente la mayor parte de la biotina, el ácido pantoténico y las vitaminas B1 y B6.

Muchos minerales

Entre los principales minerales se destacan: El hierro, el fósforo, el zinc, el selenio y el sodio. Curiosidad: Para mejorar la absorción de su hierro, apuesta por una receta que combine el huevo con alimentos ricos en vitamina C (como los cítricos, la patata, el pimiento o el brócoli).

¿Y las calorías?

Es un alimento ligero que puede incluirse en dietas bajas en calorías. Tal y como explica la nutricionista Carreira: “Las grasas que contiene se encuentran solo en la yema y representan un 11% de su peso. Si a ello le añadimos su elevado contenido en agua (75% de su peso), es fácil entender que 100 g de huevo solo supongan 150 kcal”.

¿Cómo prepararlos?

Antes de que te prepares un huevo frito con puntilla… ¡suelta la sartén! Como en la mayoría de alimentos, su valor calórico variará mucho en función de cómo se cocine. Apuesta por cocerlo, que así conserva mejor sus propiedades y aporta menos grasas. Aquí tienes la guía definitiva con el paso a paso para cocer un huevo a la perfecció

¡Pero quiero huevos fritos!

Si aún así, eres más de huevos fritos, tortilla francesa o pocas cosas te hacen más feliz que una tortilla de patatas (a poder ser, como la de tu madre), utiliza aceite de calidad y añade más claras que yemas, tal y como aconseja la nutricionista Carreira.

¿Entonces si soy deportista debo comer  la clara?

La clara contiene principalmente agua (88%) y proteínas. Y no hay que olvidar que una buena dosis de proteína es fundamental para la reparación muscular. Además, la clara no contiene colesterol, lo que hace que se pueda tomar a diario sin problemas (incluso en personas diabéticas, con problemas circulatorios, de obesidad y dolencia hepáticas). Nos gustan: ¡Las tortitas fit!

Receta fit

¡La merienda perfecta para los días de entrenamiento existe y es súper fácil de preparar! Echa un poco de aceite de oliva en la sartén y pasa una servilleta de papel para esparcirlo por toda la superficie y eliminar el exceso. Mezcla tres claras de huevo con dos cucharadas de copos de avena integral y una de harina de avena integral y añade la masa a la sartén caliente. Cuando la tortita tenga burbujitas, dale la vuelta… ¡y listo! Corónala con frutas del bosque y fresas.

Language »