Pollo cremoso a la florentina: Una cena rápida con pollo, espinacas y champiñones

Total
0
Shares

Preparar una deliciosa recta cremosa con pollo, champiñones y espinacas es fácil además de ser una comida rápida completa por sí sola, ya que esta carne, champiñones y verduras es fuente importante de nutrientes como proteínas, lípidos, vitamina 3 y minerales como calcio, hierro, zinc, entre otro. Sólo tienes que deshuesar el pollo y cortar en trozos si no encuentras paquetes ya listos, luego poner a cocinar el vino blanco excelente manera para despegar el fondo recogiendo sabores y trozos dorados del pollo. Si no tienes vino blanco puedes disfrutar sustituyéndolo con el vermú seco o utiliza caldo de pollo y agrega una cantidad de zumo de limón fresco para darle brillo. La crema es buena opción para espesar la salsa y evitar una mezcla acuosa dándole un toque de sabor exquisito.

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de harina de trigo para todo uso.
  • 3 cucharadas de aceite de oliva.
  • 2 chalotes medianos cortados.
  • 8 onzas de champiñones cremini cortados y rebanados, esto equivale al rededor de 2 tazas.
  • 3 dientes de ajo finamente picados.
  • ½ cucharada de sal kosher dividida.
  • 4 cucharadas de pollo o 1 libra.
  • 12 onzas de espinacas tiernas frescas.
  • ¼ de cucharada de pimienta recién molida o al gusto.
  • ¼ de taza de vino blanco seco.
  • ½ taza de crema espesa.
  • 1/8 de cucharadita de pimienta.
  • 1 onza de queso parmesano rallado equivalente a ½ taza.

Preparación:

  1. Inicia dragando el pollo colocando en un recipiente poco profundo la harina de trigo, el ¼ de cucharada de sal y el 1/8 de cucharada de pimienta negra recién molida y con ayuda de un tenedor mezcla todo.
  2. Coloca una chuleta de pollo encima de la harina y espolvorea con las manos por encima. Luego voltea el trozo para asegurar que quede todo cubierto por ambos lados y no queden puntos desnudos.
  3. Pásalo a un plato o bandeja con papel encerado y repite con las otras pechugas que quedan. Puedes sacudir un poco la carne para deshacer cualquier sobrante.
  4. Cocina el pollo colocando una sartén antiadherente grande a fuego medio alto y añadiendo las dos cucharadas de aceite de oliva extra virgen.
  5. Deja que el caite brille sobre la paila y procede a ponerle las chuletas de pollo dragadas listas con anterioridad.
  6. Deja que se doren por un lado sin mover hasta que las bases estén cocidas de 3 a 5 minutos.
  7. Utiliza pinzas para voltear los trozos de pollo y cocina del otro lado por otros 4 a 5 minutos. Si el sartén es ancho aprovecha poner varias a la vez si no coloca de a 2 porciones.
  8. Retira el pollo y ponlo en un plato limpio cubriéndolo con papel aluminio, luego déjalo reposar mientras haces la salsa.
  9. En la misma paila sin lavar baja el fuego y agrega una cucharada de aceite de oliva. Después pon los chalotes y saltea durante 1 minuto hasta que comiencen a volverse transparentes.
  10. Cocina las verduras agregando los champiñones y el ajo sazonándolos con el ¼ de cucharada de sal restante y el 1/8 de cucharada de pimienta negra hasta que los champiñones ya se vean tiernos después de haber pasado 2 o 3 minutos en el fuego.
  11. Es momento de hacer la salsa, por lo tanto, debes agregar el ¼ de vino blanco y raspar el fondo de la sartén con una cuchara de madera para que no se dañe el teflón. Es recomendable cocinar a fuego lento hasta que el olor se disipe por 1 minuto aproximadamente.
  12. Agrega la crema espesa y ponla a fuego lento. A continuación añádele las espinacas de 2 a 3 lotes revolviendo hasta que las hojas estén marchitas e integradas en la salsa.
  13. Colócale el queso parmesano hasta que se derrita por completo.
  14. Sirve el plato colocando las chuletas de pollo en la salsa y déjalas sancochar a fuego bajo durante minutos. Prueba la salsa, ajusta el sabor con más sal y pimienta negra si así lo deseas.
  15. Puedes refrigerar en un recipiente hermético por hasta días seguidos y volver a calentar sin ningún problema en un horno microondas o estufa.
  16. Si sientes el plato seco puedes agregarle un chorrito de salsa. Es importante que no congelar ya que la textura puede volverse tosca.

Puedes acompañar esta receta comiendo bajo en carbohidratos con una ensalada para almorzar o terminar el día, si no puedes utilizar un pan de ajo o grano como el arroz blanco para absorber la salsa.

Total
0
Shares

Shampoo sólido de aloe vera: Limpia tu cabello y lo deja reluciente

Tener un cabello limpio y saludable es símbolo de atractivo, por eso es importante dedicarle tiempo para lucirlo…

También te puede interesar