Receta para el almuerzo: potaje de garbanzos y espinacas

Total
0
Shares

Sabemos que te gustan las recetas fáciles que puedes hacer en casa y en las que además no necesitas usar muchos ingredientes, por eso hoy te traemos este delicioso potaje de garbanzo y espinacas que además resulta ser perfecto si eres vegetariano pues no lleva ningún tipo de carne y es muy nutritivo.

Antes de poner manos a la obra, debes tener en cuenta un par de cosas sobre esta receta. Te recomendamos usar garbanzos de granel y no en lata, porque aunque la cocción es mucho más rápida, el sabor no es el mismo y no quedará igual esta receta. También te recomendamos usar espinacas frescas para que tenga mejor el sabor concentrado de esta verdura.

Ingredientes

Los ingredientes que vamos a mencionar a continuación son para cuatro personas.

  • 400 g de garbanzos
  • 2 dientes de ajo picado
  • 1/2 cebolla picada
  • 500 g de espinacas frescas, si son congeladas usar 1kg
  • 1 cucharadita de pimentón
  • Comino
  • Sal y pimienta
  • Aceite
  • Huevo cocido (opcional)

Procedimiento

  1. Poner en un recipiente los garbanzos en remojo la noche anterior, cubriéndolos con bastante agua para que crezcan lo suficiente y ponerles una cucharada de bicarbonato. Recomendamos dejarlos de 8 a 12 horas para que absorban el agua y sea más fácil ablandarlos.
  2. Al otro día, escurrir bien el agua de los garbanzos. Ponerlos en una olla exprés con abundante agua fresca y tapar por 25 minutos. También los puedes hacer en olla convencional pero se demorarán en ablandar de 2 a 3 horas.
  3. Mientras los garbanzos se van cociendo, en otra olla vamos a hacer el sofrito. Poner un chorrito de aceite y calentar a fuego suave, cuando esté caliente, agregar los dientes de ajo revisando que estén bien picados y dejar que se cocinen brevemente por unos minutos sin que se doren, estos solo se deben cocinar y aromatizar el aceite para tener un buen sabor.
  4. Agregar la cebolla finamente picada y dejar cocinar por unos 10 minutos a fuego suave hasta que quede transparente y salpimentar. Debes tener cuidado de que no se dore porque solo queremos que se cocine y suelte el sabor al igual que el ajo, así tenemos el sofrito listo.
  5. Agregar las espinacas y revolver constantemente. Verás que al principio la olla se va a ver llena pero a medida que se van cociendo las espinacas se van reduciendo y tomando el tamaño normal que necesitamos, es importante que las dejes cocinar en el jugo natural que estas sueltan.
  6. Agregar a esta preparación una cucharada de pimentón, comino molido y mezclar bien los ingredientes nuevamente hasta que se integren por completo.
  7. Dejar cocinar por unos minutos y agregar los garbanzos previamente cocidos con su propia agua y revolver. Revisa que los garbanzos estén blandos y rectifica sal, agrega más si es necesario.
  8. Tapar y cocinar por 20 minutos más. Si los quieres más espesos, dejar un poco más al fuego y si los quieres un poco más caldosos agregar más agua al inicio.
  9. Servir en un plato hondo y listo. En este paso puedes agregar un huevo cocido partido a la mitad para acompañar.

Como pudiste ver esta es una receta fácil de hacer en casa que además resulta ser muy nutritiva y llena de proteína aunque no contenga carne.

Total
0
Shares

Guía de principiantes: Cómo empezar a meditar

Quizás muchas veces has escuchado los beneficios de la meditación, pero aún no te motivas a realizar esta…

También te puede interesar