Galletas de Quinoa, almendras y arándanos

Total
0
Shares

Disfrutar de recetas saludables y deliciosas cada vez es más sencillo, solo es cuestión de sustituir algunos ingredientes por otros, como en este caso que toma protagonismo la quinoa. Se trata de un pseudo cereal de textura crujiente y con su sabor a nuez, también se usa bastante en ensaladas, sopas, como papilla en el desayuno o una guarnición. Es una buena fuente de fibra que es beneficiosa para la salud intestinal, de proteína, vitaminas y minerales cómo manganeso, magnesio, fósforo, cobre, potasio. Además, no contiene gluten.

De la misma manera las almendras cuentan con un gran perfil de nutrientes, en una porción de 28 g encontrarás alrededor de 3,5 g de fibra, 6 gramos de proteína, vitamina E, vitamina B2, manganeso, magnesio, cobre, fósforo y su consumo promueve la saciedad. Este alimento al igual que los arándanos son una buena fuente de antioxidantes, que ayudan a proteger al cuerpo y reducen el riesgo de padecer diferentes problemas de salud.

Receta para galletas caseras

Este bocadillo es perfecto como tu desayuno rápido o un refrigerio, rinde alrededor de 12 porciones grandes y solo necesitarás unos 30 minutos. Se caracterizan por ser suaves, saludables, deliciosas y energizantes para que empieces bien el día. Puedes guardar la quinoa cocida en el refrigerador y así tenerla lista en el momento de preparar las galletas, al igual que para tus comidas de la semana, lo que te ahorrará algo de tiempo.

Ingredientes

  • 1/2 taza de quinoa cocida
  • 1/2 taza de arándanos secos
  • 1 taza de zanahorias finamente ralladas
  • 1/2 taza de mantequilla de almendras
  • 1/2 taza de sirope de arce
  • 1 taza de harina de avena (la puedes hacer al triturar 11/4 tazas de copos de avena enteros)
  • 1 taza adicional de copos de avena enteros
  • 1/4 taza de aceite de coco derretidos
  • 1/2 taza de nueces y/o semillas (en esta ocasión se usaron nueces con semillas)
  • 1/2 cucharadita de levadura en polvo
  • 2 cucharadas de linaza molida + 5 cucharadas de agua tibia
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1/2 cucharadita de canela y de sal marina

Preparación

  • Empieza por precalentar el horno a 350 °F y forrar una bandeja con papel pergamino. Mezcla en un tazón grande la harina de avena y la taza restante, el polvo para hornear, el bicarbonato, la canela y la sal marina. Ahora incorpora la quinoa y las zanahorias ralladas, revolviendo hasta cubrir bien.
  • En un tazón pequeño mezcla la linaza con el agua tibia, dejando espesar por unos 5 minutos, mientras que en otro recipiente combinas la mantequilla de almendras, el aceite de coco y el jarabe de arce.
  • Agrega la linaza, revuelve y vierte al tazón de los ingredientes secos, una vez este todo combinado, añade las nueces, las pepitas y los arándanos. Coloca 1/4 taza de la mezcla en la bandeja para ir formando las galletas y hornear de 15 a 18 minutos hasta que se encuentren un poco doradas. Deja enfriar y cuanto estén bien frías las puedes conservar en un recipiente hermético y tener golosinas para llevar.

Otra opción 

Se trata de una receta un poco más sencilla tanto en los ingredientes como en la preparación. Al igual que la opción anterior es ideal para personas que necesitan tener una alimentación especial, siempre que se usen cereales enteros, 100% naturales que estén libres de gluten. También pueden hacer las harinas desde casa.

Ingredientes

  • 1/2 taza de harina de almendras
  • 1/2 taza de harina de quinoa o quinoa cruda molida
  • 1 cucharada de linaza
  • 1 cucharada de arándanos deshidratados sin azúcar
  • 2 claras de huevo
  • 1-2 cucharadas de sirope de agave o el edulcorante de preferencia
  • Una pizca de jengibre y nuez moscada (opcional)
  • Canela y cardamomo

Preparación

  • Mezcla las harinas con la linaza, luego añade las claras de huevo y amasa con tus manos limpias hasta que el resultado sea homogéneo. Ahora endulza al gusto, agrega las especias, los arándanos y amasa de nuevo.
  • Usa una cucharada para sacar un poco de la masa e ir formando las galletas, ve colocándolas en una bandeja de hornear previamente forrada. Debes hornear a 180 °C de 15 a 20 minutos, recuerda que ya el horno debe estar precalentado. Dejar enfriar y consumir.
Total
0
Shares

Magdalenas de arándanos con limón

Con ráfagas de sabor de limón, estas magdalenas húmedas son el snack perfecto para una tarde calurosa. Ingredientes…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar