Desinflama tu piel con esta mascarilla de cebolla

Total
0
Shares

¿Quién no ha sufrido o sufre de acné? La mayoría de personas padecen este problema en la piel, pues no es exclusivo de la adolescencia. Existen muchos factores que lo ocasionan y también podrías experimentar brotes en la espalda, pecho y hombros. Por suerte, los remedios caseros son una alternativa económica, natural y sencilla que ayuda a combatir este problema gracias a las propiedades de sus ingredientes. Entre las diferentes opciones que puedes encontrar para reducir el acné, te presentamos una mascarilla a base de cebolla, avena y miel.

La cebolla actúa de manera desinflamante y tiene propiedades antibacterianas, mientras que la avena es conocida por aportar suavidad y calmar la piel. La miel cruda ayuda a equilibrar las bacterias, reduce la inflamación y el enrojecimiento, así como es útil para atenuar las cicatrices del acné. Sin embargo, debes ser paciente a la hora de obtener resultados e inclusive hacer algunos cambios dietéticos para que se vea reflejado al exterior, tampoco te olvides de mantener una buena rutina de higiene en la zona.

Receta

Esta mascarilla lleva un poco más de trabajo que muchas recetas caseras para la piel, pero su eficacia es bastante prometedora. Es probable que no te guste el olor de la cebolla y quizás te genere dudas intentarlo, pero los resultados que puedes obtener con este tratamiento harán que cambies de opinión.

Ingredientes

  • 1/4 de taza de agua hirviendo
  • 1/3 de taza de avena
  • 1 cebolla blanca grande
  • 1/2 cucharadita de miel de abeja

Preparación 

  • Empieza por verter agua hirviendo sobre la avena y déjala reposar por unos cinco minutos. Mientras tanto convierte la cebolla en puré y una vez este listo agrégalo sobre la avena con la miel.
  • Revuelve para que todo se integre bien, luego unta la mezcla con ayuda de una brocha sobre tu piel y déjala actuar durante 10 minutos. Enjuaga como de costumbre y recuerda la constancia en su aplicación.

Algunos consejos para prevenir el acné

Aunque no existe una manera definitiva de prevenir las espinillas, ya que en ocasiones se debe a problemas hormonales o por la genética, algunas estrategias pueden reducir la gravedad y mantenerlas bajo control. Recuerda que la mejor opción siempre será acudir con un especialista, en este caso el dermatólogo.

1-Lávate bien el rostro

Es importante que tu piel se encuentre libre de suciedad, grasa y sudor, por lo que debes limpiarla a diario, pero no más de 2 veces, ya que podrías empeorar la situación. Tampoco uses productos muy fuertes.

2-Hidrata la zona

Es necesario para mantenerla saludable. El hecho de que tengas granos no quiere decir que puedes omitir este paso. Busca productos sin aceites y aromas fuertes que causen irritación. También bebe mucha agua, de lo contrario el cuerpo puede indicarle a las glándulas sebáceas que produzcan más grasa.

3-Conoce tu piel

Este tipo de información te ayudará a obtener los productos correctos y con ello los mejores resultados. La piel grasa es la más propensa a las espinillas, seguido de la piel mixta en donde existen zonas secas y otras grasas, como frente nariz, barbilla, también llamada zona T.

4-Limita el maquillaje y no te toques el rostro

Aunque aplicar bastante maquillaje es la forma más rápida de tapar las imperfecciones, abusar de ello e incluso no quitarlo antes de dormir logra obstruir los poros. Aléjate de las bases grasosas y pesadas. También trata de no tocarte tanto la cara y de lavarte las manos con frecuencia, pues las bacterias y suciedad ingresan a los poros.

5-Cuídate del sol y reduce el estrés

Exporte de forma frecuente al sol logra deshidratar la piel y con el tiempo hacer que produzca más grasa, bloqueando los poros. También es importante usar protector solar para evitar el cáncer y arrugas prematuras, pero este debe ser acorde a tu piel. Una buena opción son aquellos en gel. Niveles elevados de estrés puede empeorar los granos, ya que bajo este tipo de situaciones el cuerpo produce más hormonas estimulantes del aceite. Intenta incluir en tu rutina actividades como el yoga la meditación, los masajes o la aromaterapia.

6-Prueba el aceite de árbol de té o la arcilla verde francesa

Este aceite es un producto conocido por su capacidad para reducir la inflamación al aplicar unas cuantas gotas en la zona. Antes de usarlo puro realiza una prueba en otra parte del cuerpo para ver su reacción después de unas horas o diluya con un aceite portador. Mientras que la mascarilla de arcilla permite disminuir la inflamación, eliminar impurezas y absorber el exceso de grasa. La encuentras en polvo y se mezcla con agua.

Total
0
Shares

Dile adiós a las manchas de tu rostro con este truco de belleza

En los centros especializados en belleza existen tratamientos que pueden desmanchar la piel, sin embargo para las que…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar