Tortitas de espinacas con queso ¡deliciosas!

Total
0
Shares

Estas tortitas de espinacas con queso son una buena opción para acompañar la comida, ya sea como entrada o como plato fuerte, además de ser una preparación muy económica y fácil de hacer con el pretexto perfecto para introducir esta verdura a los pequeños del hogar, haciendo una presentación más apetitosa y rica; en los adultos, estas tortitas son ideales para quienes buscan bajar de peso, ya que contienen mucha agua y pocas calorías, aportando fibras por lo que ofrecen propiedades laxantes ayudando a absorber el exceso del colesterol malo y de glucosa en la sangre. Hoy te quiero enseñar a preparar esta deliciosa receta con ingredientes que tienes a la mano en muy poco tiempo, así que ponte manos a la obra.

Ingredientes:

  • 600 gramos o 1 ¼ de jitomate maduros.
  • ¼ de cebolla cabezona cortada en plumas.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 pizca de mejorana.
  • 1 pizca de tomillo.
  • 1 hoja de laurel.
  • 1 ½ cucharadita de caldo de pollo en polvo.
  • Aceite de oliva extra virgen.
  • 1 chile serrano partido en 4.
  • 600 gramos de espinaca fresca o congelada.
  • 175 a 200 gramos de queso Mozzarella rallado.
  • 1 pizca de sal.
  • 1 pizca de pimienta.
  • 2 o 3 huevos.
  • 1/3 de cebolla picada finamente.
  • Harina de trigo todo uso.
  • ½ cucharada de crema.

Preparación:

  1. Pon a calentar agua en una olla y cuando esta hierva coloca los cinco tomates, te recomiendo usar jitomates maduros, porque esto le da color y sabor a la salsa. Deja que estén aproximadamente 7 minutos con lumbre media para que las cáscaras se revienten.
  2. Apaga el fuego y deja enfriar a temperatura ambiente. Una vez que los tomates se enfriaron agregarlos a la licuadora junto con los dientes de ajo pelados y un poco del agua de la cocción, licúa hasta que todo se incorpore.
  3. Una vez licuado pasa la mezcla por un colador para que pase más sueltico sin cáscara o semillas.
  4. Calienta un poco de aceite en otra olla a fuego medio, luego añade el cuarto de cebolla cortada en plumas y dóralas, agrega la salsa que licuaste y revuelve.
  5. Sazona con la cucharada y media de caldo de pollo en polvo, el chile serrano, la pizca de tomillo, la pizca de mejorana y la hoja de laurel. De 6 a 7 minutos después que haya estado hirviendo a fuego alto añade 3/4 de taza de agua de jitomates.
  6. Baja la lumbre a media y deja que todos los sabores se integren por 15 minutos. Apaga el fuego y reserva.
  7. Agrega en agua hirviendo los paquetes de espinaca congelada; como la espinaca baja la temperatura espera a que vuelva a salir humo para bajar la lumbre y tapar.
  8. 10 minutos después cuando la espinaca haya quedado completamente descongelada drénala para quitarle el agua pasándola por un colador.
  9. Mientras la espinaca se enfría a temperatura ambiente para poder manipularla, fríe la cebolla para darle sabor a las tortitas. Agrega la cebolla en aceite caliente y 5 minutos después apaga el fuego para retirarla.
  10. Cuando la espinaca se haya enfriado y con las manos limpias vas a empezar a exprimirle todo el líquido restante. Este punto es importante para que las tortitas no se desbaraten.
  11. Luego, transfiere las espinacas a un bol y añade la cebolla previamente cocinada, 3 cucharadas de harina de todo uso, los 200 gramos de queso Mozzarella rallado, la crema, los dos huevos crudos, sal y pimienta recién molida al gusto. Revuelve todo hasta que se incorpore.
  12. Toma una cucharada de la mezcla y hazle forma de una bolita con las manos, luego aplástalas para dejarlas al grosor de tu preferencia. Repite este proceso con el resto.
  13. Lleva las tortitas a una sartén antiadherente con un poquito de aceite vegetal. Dale la primer vuelta a la tortita cuando esté dorada por abajo con una pala plana. El proceso de cocer esta tortita es a lumbre media para que se vaya cociendo por adentro y no quede cruda, por eso debes seguir dándole varias vueltas.
  14. Cuando las tortillas ya se sientan firmes quiere decir que ya están cocidas y por ende ya se puede sacar. Realiza este mismo proceso con las otras sin dejar que se quemen.
  15. Llévalas a un platico mientras recalientas la salsa de tomate para meterlas allí. Este platillo se puede servir con arroz blanco o con arroz rojo a la mexicana.
  16. Una vez que las tortillas de espinaca con queso ya están calientes, sírvelas con un poco de salsita.
Total
0
Shares

Receta de pancakes de espinacas y avena ¡Agrégale miel en lugar de sal!

Esta es una opción muy saludable ideal para comenzar ese cambio de alimentación ideal para los amantes de…

También te puede interesar