10 maneras de comer postre y no engordar

Total
0
Shares

Los productos dulces son la debilidad en la mayoría de las personas, pues se hace inevitable no probar un helado, una torta de chocolate, galletas, bombones, magdalenas o demás productos horneados. Pero lamentablemente son los platillos que más tienden a engordar y perjudicar la salud de nuestro cuerpo cuando se consumen en excesos.

Aunque tomar uno de vez en cuando no hace daño, cada vez es más difícil parar después de probar un bocado, además los podemos ver en todos lados. Es por ello que para lidiar con estos antojos sin sentirnos culpables, hemos encontrado 10 formas que puedes aplicar en la cotidianidad, de esta manera podrá disfrutar de un rico postre sin que cause estragos en nuestro organismo.

1-Usar ingredientes alternativos

Una buena opción para consumir un postre es prepararlo de forma casera, así tendrá absoluto control de cada ingrediente y de las cantidades, por lo que puede conseguir una receta más saludables a lo que se puede encontrar en el mercado.

Por ejemplo chocolate negro, leche descremada, claras de huevo, salsa de manzana que es un buen reemplazo para el aceite y algunos sustitutos de azúcar. Pero si necesariamente tiene que usar azúcar regular, trate de reducirla a la mitad o lo más que se pueda.

2-Consumir postre una vez a la semana

Disfrutar de un rico postre, no quiere decir que deba consumirlo todo el tiempo, ya que hacerlo más de dos veces puede ayudarle a aumentar el volumen del vientre.  Recuerde que perder una libra se traduce a quemar 3.500 calorías más de las que consumió, un vientre plano se forma desde la cocina, es decir con la buena alimentación y esta no puede estar basada en golosinas.

Sin embargo puede premiarse al final de la semana, es decir que si lleva hábitos de vida saludables y es juicioso con ello, es válido disfrutar de un plato dulce el día sábado o el día domingo. De esta forma es menos probable que engorde y saciará los antojos.

3-Levantar pesas

Incluir ejercicios con peso durante las mañanas es de gran ayuda para mantener los niveles de azúcar estables después de haber comido alimentos muy dulces. Se dice que este tipo de ejercicios reducen el efecto que tienen estos productos sobre la glucosa en un 15%, pues el ejercicio hace que el cuerpo envíe la glucosa a los músculos para tener la energía necesaria.

4-Elegir versiones saludables

Hoy en día existen varias opciones que son completamente naturales y más beneficiosos en cuanto a proteína, fibra, vitaminas, minerales y pocas calorías, sin dejar de ser dulces y deliciosos. A diferencia de los postres tradicionales, este tipo de versiones se pueden comer más de una vez a la semana, por ejemplo el consumir trozos de fruta con yogurt griego o agregar quesos bajos en grasas, frutos secos.

5-Reducir las porciones

El control de las porciones es otra estrategia no solo para los postres, también para la comida en general. Trate de escoger porciones moderadas  y  servirlas en un plato pequeño, de esta manera crea la ilusión de que la cantidad es mayor. Por nada en el mundo coma del empaque, ya que sin darnos cuenta terminamos consumiendo más de lo que se debería.

6-Consumir verduras

Se recomienda consumir una porción de verduras antes de disfrutar de un postre, debido a que son una buena fuente de fibra y enzimas que permiten digerir mejor los alimentos, impide el aumento de insulina y tiene efectos saciantes, por lo que se llenará más rápido, reduciendo la ingesta de otros alimentos poco saludables.

7-No incluir barras de granola

Aunque parezcan saludables y por ello la personas lo consuman con frecuencia, la mayoría de estos productos contienen altas dosis de azúcar y demás químicos que afectan la apariencia y la salud en general.  Pero si en realidad le gustan, trate de buscar recetas caseras o consumir cada ingrediente por separado lo más natural posible.

8-Tener meriendas saludables

Los refrigerios entre las comidas son una alternativa para no tener el antojo de postres todos los días, pues se mantendrá saciada la mayor parte del tiempo. Por lo general una merienda contiene 100 a 150 calorías a través de alimentos que se destaquen por su valor nutricional, además reducen los niveles de azúcar en la sangre y aumentan el metabolismo.

9-Realizar actividad física

Si no desea incorporar pesas, puede incluir en su rutina diaria otro tipo de ejercicios. Lo importante es que invite a su cuerpo al estar en movimiento, pues es el complemento a la buena alimentación para lograr estar en forma y que cada órgano funcione adecuadamente. Puede salir a trotar, correr, montar bicicleta, saltar la cuerda, nadar y bailar, de esta manera los músculos usarán el azúcar como energía.

10-Solo consumir postres en ocasiones especiales

Otra forma más restrictiva para que pueda consumir postres sin sentirse mal o engordar consiste en eliminarlos de la cotidianidad y solo disfrutar de ellos cuando se presenten eventos sociales importantes.

Por ejemplo una cena familiar, romántica, con los amigos, una fiesta o una reunión de negocios, ya que son menos frecuentes y podrá darse el gusto. Por último, tenga en cuenta si cada vez que ve un postre, en realidad le gusta tanto como para aumentar 20 minutos más de actividad física a la rutina.

Total
0
Shares

Este es el mejor entrenamiento para mujeres de 30 años

Recordemos que a medida que pasan los años muchos aspectos de nuestra vida van cambiando, tanto a nivel…

También te puede interesar