Albóndigas de lentejas: ricas, nutritivas, económicas y fáciles de preparar

Total
0
Shares

Esta receta es especialmente para aquellas personas que son vegetarianas, veganas, no pueden comer carne por sus salud o quieren preparar algo muy nutritivo y rico que contenga buena proteína de origen vegetal porque están en dieta, pues son perfectas para sustituir este alimento. Son fáciles de hacer, no suponen un gasto excesivo y se pueden adaptar a una amplia gamas de cocinas y estilos.

Las lentejas son ricas en fibra, en vitaminas del grupo B y proteínas, las cuales traen múltiples beneficios al cuerpo humano, además de ser un excelente recurso en la cocina vegetariana o vegana haciendo que los platos sean más sabrosos y satisfactorios sin necesidad de carne, si a esta receta que te comparto hoy le agregas zanahoria, harina de avena y los vegetales que quieras, le darás un plus porque no solamente será deliciosa sino que también serán libres de gluten, llenas de vitamina A, digestivas y menos calóricas.

Ingredientes:

  • 1 taza de harina de avena.
  • 3 tazas de lentejas.
  • 1 rama de hierba buena.
  • 2 chiles rojos.
  • 3 jitomates o tomates maduros.
  • 1 manojo de cilantro.
  • 2 dientes de ajo.
  • Media cebolla cabezona blanca o morada.
  • 1 cebolla blanca.
  • 3 chiles jalapeños, uno rojo y dos verdes.
  • 2 o 3 zanahorias.
  • 1 papa grande.
  • Aceite de oliva extra virgen.
  • Sal al gusto.
  • ½ cucharadita de consomé de pollo en polvo.

Procedimiento:

  1. Inicia calentando una cacerola antiadherente con agua para poner a cocer los dos chiles rojos, la media cebolla, el ajo machacado y los tres jitomates por unos minutos. Luego de esto licúa todo con un poquito del agua y reserva para más adelante.
  2. Lava otro diente de ajo, la zanahorias, la cebolla, los chiles rojo y verde muy bien, después quítale la cáscara a la papa y a la zanahoria.
  3. Mientras tanto en otra cazuela a fuego bajo pon un chorrito de aceite de oliva extra virgen para freír los vegetales previamente picados finamente o rayados. Empieza por el ajo hasta que tome un colorcito dorado, después ponle la cebolla blanca y la papa.
  4. Revuelve todo para que se cocine por igual y ahí mismo ponle un poquito de sal al gusto. Apaga cuando la papa ya esté tierna y deja que se enfríe a temperatura ambiente.
  5. Por ahora, pon ha hervir las lentejas con ajo, cebolla y sal por 30 minutos para que queden bien blanditas, posteriormente retíralas del fuego y muélelas estando tibias o frías junto con todos los ingredientes añadiendo algunas hojitas de hierba buena y un chorrito de agua si lo haces en la licuadora.
  6. Después coloca las lentejas molidas en un bowl grande, añádele las verduras que freíste al principio y agrégale la taza de harina de avena, si no tienes esta harina puedes moler la avena en hojuelas en una licuadora hasta que se convierta en polvo, te recomiendo hacerlo de apoco para que sea más fácil y quede sueltica.
  7. Con las manos bien limpias o usando guantes vas a hacer la mezcla de todos los ingredientes para que quede bien amasada. Ya que tengas la masa de lentejas y con una textura durita pon a calentar una sartén antiadherente con un chorrito de aceite de oliva extra virgen a fuego medio para ponerlas allí.
  8. Toma un puñado del tamaño que quieras de la masa de lentejas y comienza a hacer unas bolitas con las manos para formar las albóndigas.
  9. Cuando el aceite esté caliente, baja el fuego y fríe las albóndigas dejando un espacio entre cada una para que no se peguen durante la cocción. Voltéalas cuando estas estén doradas por un lado y así sucesivamente para que tomen un color parejo.
  10. Ya que estén doraditas por todos los lados retíralas de la sartén y ponlas en un plato con papel de cocina para escurrir el exceso de aceite. En la misma cazuela del aceite donde freíste las albóndigas vas a verter el licuado de las verduras que hiciste en el punto número uno junto con unas hojitas de cilantro picado y la media cucharadita de consomé de pollo en polvo para que hierva allí por unos 5 minutos y se sazone bien su sabor.
  11. Cuando el guiso haya hervido y esté espeso coloca las albóndigas con la lumbre baja y deja allí por un minuto solamente cubriendo por completo las albóndigas con la salsa.
Total
0
Shares

La abuelita fit que presume su cuerpazo fuerte y tonificado a sus 64 años

Nunca es tarde para lograr lo que se quiere más si la dicha es buena, si no que…

También te puede interesar