Sopita reconfortante: Una receta con verduras para los días de frio

Total
0
Shares

Esta sopa de verduras es una receta típica casera de la abuela para reconfortarte en esos días fríos, cuando estás con las defensas bajas o con resaca. Este plato clásico es fácil de preparar porque solo es lavar muy bien las verduras y ponerlas a cocer sin añadirle una sola gota de grasa ni aceite, por ende no contiene nada de colesterol indicado para todo tipo de patologías de riesgo de diabetes, hipertensión, obesidad, hipercolesterolemia y niveles altos de triglicéridos incluso para dietas hipocalóricas.

El plato contiene una densidad calórica muy baja, es decir, que su contenido de calorías por peso de alimentos es particularmente escaso porque es rico en fibra soluble e insoluble y agua proveyendo de energía. Es muy atractiva para la vista por los colores vivos que aporta grandes cantidades de vitaminas, específicamente las de A y C, minerales como potasio, magnesio, calcio y cobre. En realidad esta receta no es para nada complicada, el truco está en hacer algo rico con verduras frescas y escogiendo ingredientes naturales para su elaboración, a continuación te muestro el paso a paso.

– Ingredientes:

  • Agua.
  • Pimienta en grano.
  • 1 puñado de sal o al gusto.
  • 3 dientes de ajo picados finamente.
  • 1 cebolla cabezona blanca picada en cuadritos.
  • 2 zanahorias cortadas en cubitos.
  • ½ pimiento rojo picado.
  • 2 papas medianas cortadas en cuadros no muy pequeños.
  • 100gr de judías verdes.
  • ½ calabacín.
  • 1 rama de apio.
  • 1 pimiento verde.
  • 1 tomate sin piel.
  • 1 puerro.
  • 100 gr de coliflor.
  • 100 gr de brócoli cortado en tallos.

– Preparación:

  1. Lo primero que hay que hacer es poner a hervir el agua en una olla honda a fuego medio alto, y cuando esta ya esté en su punto de ebullición comienza a agregarle las verduras.
  2. Primero añádele unos cuantos granos de pimienta y el puñado de sal o dependiendo de tu gusto, los dos dientes de ajo machacados al agua, luego los demás condimentos como la cebolla cabezona picada y el pimiento rojo.
  3. Procede agregándole la papa cortada, las verduras como los 100 gramos de judías verdes y finalmente solo un poco de zanahoria por el momento.
  4. Cuando todo lo que acabaste de meter en la olla esté cocinándose va a comenzar a salir una especie de espuma, puedes retirárselo con una cuchara ya que estos son desechos de los ingredientes que bota.
  5. Deja cocinar las verduras durante unos 10 minutos. Pasado ese tiempo continúa añadiendo más, lo que tú quieras aquí es cuestión de imaginación o lo que tengas en casa. En este caso pon el ½ calabacín, la rama de apio, pimiento verde, el puerro, los 100 gr de coliflor y tomate previamente pelado.
  6. Respeta el orden de cada paso y los tiempos de cocción pues no todas las verduras tienen la misma duración para estar listas.
  7. Mezcla muy bien todo y deja cocinar a fuego medio bajo por unos 10 o 15 minutos más. Pasado el tiempo integra los 100 gramos de brócoli cortado en tallos, esto para que no se amarille tanto y quede de color verde vivo sin necesidad de que quede cruda la verdura.
  8. Vuelve a remover todo con el cucharón o cuchara de palo y deja cocinar 5 minutos más. Es importante que no te pases del tiempo estipulado porque las verduras pueden llegar a perder sus vitaminas y propiedades.
  9. Por último emplata, colócale cilantro picado y disfruta de esta maravillosa receta.

Como ves es una opción saludable para acompañar los platos principales con ingredientes excelentes para la anemia, el corazón, los huesos, la piel, el estreñimiento, el cerebro, la dentadura, el cabello, la uñas, etc., como lo es el brócoli o la zanahoria. En caso de que quieras perder peso puedes agregarle el calabacín y además controlar la hipertensión arterial, prevenir la gota, el envejecimiento o moderar el colesterol.

Lo ideal sería comer la sopa como entrada en el almuerzo o cena, puesto que no contiene proteína y no terminaría siendo una comida completa, es una guarnición. Es importante que cortes las verduras en trozos para que conserven mejor su fibra y estructura, así te sentirás más saciado/a al masticar dando más trabajo al sistema digestivo, a diferencia de las sopas en sobre comerciales que no aportan nada al cuerpo, pues solo son caldos líquidos con demasiados condimentos como el sodio favoreciendo la retención de líquidos. Entonces ya sabes que es mil veces mejor hacer sopa casera y evitar los componentes que le echan las industrias a diferentes marcas.

Total
0
Shares

4 ejercicios que levantan tus glúteos si eres mayor de 30 años

A medida que pasa el tiempo los glúteos comienzan a tener un cambio como el resto de los…

También te puede interesar