Reprimir los sentimientos es más perjudicial que llorar

Total
0
Shares

La mayoría de personas en algún momento de su vida ha reprimido sus emociones, lo que no causará muchos inconvenientes si los resuelve de una manera saludable. Sin embargo, cuando sucede de forma constante puede afectar en diferentes aspectos, de los que te hablaremos más adelante. Recuerda que aunque tiende a llevar un poco de tiempo y esfuerzo, aprender a expresar los sentimientos es muy importante para mantenerse sano.

¿Por qué la gente esconde sus sentimientos? Una de las primeras razones es no mostrar debilidad, que otros los juzguen y usen esos sentimientos en su contra. También para evitar lastimarse en las relaciones, incluso por la falta de confianza. Muchos desde pequeños reciben el mensaje de que sus sentimientos no importan, con ello aprenden a ocultar todo lo que les sucede y es probable que con el tiempo no se sientan seguros de expresarse.

¿Por qué no debes reprimir tus sentimientos? 

Enmascarar todas esas emociones que se generan en el día a día puede ocasionar varios efectos negativos, tanto a nivel físico como mental. Si bien, es una buena manera de evitar los conflictos y el dolor en un determinado momento, a la final todo puede salirse de control y perjudicarte más de la cuenta. Así que si deseas llorar, hazlo.

Afecta la comunicación 

Cuando ocultas lo que sientes, solo haces que la comunicación con los demás no sea clara y es más complicado superar conflictos. Es posible que empieces a alejarte de las personas que te provocan dichas emociones, por lo que estarás perdiendo relaciones que quizás sean valiosas. Además, la supresión emocional puede convertirse en un hábito, a tal punto que empieza a pasar inconscientemente y pierdes contacto con los sentimientos propios.

Las emociones se intensifican

Fingir las emociones no hace que desaparezcan, por el contrario estarías acumulándolas. Por ejemplo, cuando reprimes tu enojo quiere decir que no lo estás abordando y continuará creciendo. A medida que pase el tiempo, no podrás reprimirte más y es probable explotar. Esto sucedería con cualquier persona, no necesariamente con la que te hizo enojar en un principio, pero que también afecta las relaciones con los demás y tu vida en general.

Puedes enfermarte 

Reprimir las emociones hace que experimentes un aumento en los niveles de estrés y sin un tratamiento, tiende a permanecer en el cuerpo, por lo que puede contribuir a serios problemas de salud a largo plazo. Entre los que se encuentra la diabetes, dificultad para poder conciliar el sueño, presión arterial alta y enfermedades del corazón.

Crea tensión en las relaciones 

Aunque pienses que ocultas tus emociones a la perfección, la realidad es que aquellas personas que te conocen si pueden notar que las cosas no están bien. Insistir en que nada está sucediendo, solo genera más confusión y frustración al saber que no estás diciendo la verdad. Es probable que se sientan heridos por tu falta de confianza o empiecen a creer que no te conocen tan bien como ellos pensaban, afectando la solidez de cualquier relación.

¿Cómo solucionarlo? 

Existen algunas estrategias que puedes tener en cuenta, pero a veces es difícil poder superarlo solo. Es por ello que lo más recomendable es acudir con un buen terapeuta, quien te ayudará a identificar las causas y la manera de abordar la situación. Sin embargo, te presentamos algunas ideas útiles que te permitirán sentirte más cómodo con las emociones y que sea más sencillo superar esa necesidad de reprimirlas, al no poder asistir con el médico.

  • Practicar la atención plena: Implica ser consciente del momento y experimentar las cosas a medida que pasan. Es decir, poder reconocer y aceptar los sentimientos mientras surgen, incluso si no los expresa de inmediato. Puedes pensar: “Estoy muy molesto en este momento, pero lo que menos quiero es iniciar una pelea, así que me tomaré unos segundos antes de explicar el motivo por el que me siento de esta manera”.
  • Habla con alguien de confianza: Si no puedes expresar tus emociones en el momento, intenta hablar de ellas con un amigo o familiar más tarde, sobre todo si no es posible cambiar las circunstancias. Saber que puedes compartir tus molestias más adelante, te permitirá pasar el día sin preocuparte demasiado.
  • Llevar un diario: Esta es otra buena forma de ayudarte a practicar como expresar tus emociones a medida que surgen. Al hacerlo puedes procesar situaciones difíciles y aunque no tiene el mismo impacto que el diálogo con una persona cerca y que te genere confianza, sigue siendo de gran ayuda.
Total
0
Shares

¿Quieres una cintura pequeña? Prueba estos 7 ejercicios

Trabajar la zona abdominal es muy importante, ya que sus beneficios van más allá de ayudarte a construir…

También te puede interesar