Planta ajo en tu huerto casero con estos cuidados

Total
0
Shares

Sembrar ajo no es tan difícil como crees, pues es una plantación que requiere de pocos cuidados con formas muy económicas y prácticas. Se trata de un cultivo versátil que se puede plantar en el suelo directo o en maceta de al menos 10 centímetros de profundidad, así que si quieres saber cómo hacerlo sigue leyendo este artículo para hacerlo de forma adecuada y tener de primera mano ajos en tu hogar.

Pasos para la siembra:

Planting and growing garlic in the ground in the beds by the line method in autumn or spring.
  1. Para comenzar con la siembra deberás ubicar un espacio estratégico no muy grande en tu huerto donde le dé luz solar o preparar una maceta con poco sustrato.
  2. Lo primero que debes utilizar una cabeza de ajo blanca o morada sin daños por golpes o partes podridas para que sea perfecto para sembrar. Usar los dientes de ajo más grandes podría dar un mejor resultado que uno pequeño.
  3. Pela el bulbo o cabeza de ajo quitando todas las hojas lo más que se pueda, el tallo y separando cada diente.
  4. Posteriormente selecciona los dientes más grandes ya que no se van a utilizar todos, porque cada es una planta.
  5. Utiliza una maceta con autorriego y siembra el diente de ajo abriendo un centro con los dedos asegurándote de colocar la base del ajo hacia abajo y la punta más fina hacia arriba.
  6. Cubre el ajo con tierra y pon la maceta al rayo del sol sin ningún problema, pues como aquí se utiliza sustrato el sol no le llegará a las raíces por lo que se podrán desarrollar adecuadamente.
  7. Los primeros días no podrás observar cambios notables sino hasta el día 14 que empezará a brotar el ajo, cuida y revisa cada tres días que la maceta de autorriego tenga agua. Para el día 16 podrás notar que ha crecido más el brote.
  8. A partir de que el ajo haya brotado comenzarán a salir más hojas.
  9. Existe otro método en donde debes hacer los mismos pasos del 2 al 3 pero con la diferencia que debes mantener los ajos juntos, luego meterlo en un pequeño recipiente con la base tocando el agua que debe ser de grifo.
  10. Te recomiendo que el recipiente sea pequeño para que el ajo no se vaya hasta el fondo para evitar que se llegue a pudrir.
  11. Cambia el agua periódicamente y déjalo en un lugar donde no reciba mucha luz para que las raíces se desarrollen adecuadamente una vez que salgan.
  12. Del día 7 a 9 van a comenzar a salir raíces quizás de un diente de ajo y para el día 12 ya todo debe tener raíz con brote. En este punto ya puedes trasplantar en maceta.
  13. Es importante que realices el trasplante en cuanto salga el tallo del ajo, de lo contrario si no recibe el sol adecuado crecerá alargado.
  14. La planta de ajo puede crecer desde los 50 hasta los 120 centímetros, puedes darte una idea de qué tanto crecerá según el tamaño de la cabeza, además tarda en desarrollarse entre 5 a 7 meses para que se pueda cosechar.

Consejos y cuidado:

  • Suelo ligero: El sustrato que puedes usar es turba de musgo o también llamado Peat Moss. Si tienes la oportunidad se sembrar los ajos en el huerto, te recomiendo que aflojes muy bien la tierra y retires lo mayor posible de piedras grandes del terreno, además de revolverla con composta o humus de lombriz a tu platas de lo agradecerán, de esta manera crecerán rápidamente y grandes.
  • Iluminación natural: una iluminación optima de luz solar siempre será la clave para ver resultados favorables, sin embargo no debe pasar de los 40 grados centígrados de sol directo porque de lo contrario la maseta se calentará demasiado provocando que el agua se evapore y la planta se ponga triste. El clima ideal es el templado ya que no le gusta los muy fríos o muy cálidos.
  • Riego esporádico: como el ajo tiende a pudrirse más fácil por lo que es sensible a la humedad, es importante que el riego sea esporádico y moderado, por ende es fundamental que el suelo donde está plantado no se encharque tampoco, a menos que los bulbos empiecen a salir que es cuando se debe regar con frecuencia. Por otro lado si utilizas una maceta con autorriego no habrá problema, solo hay que agregar más agua cada que se termine por completo.
  • Insecticida en el riego: las principales enfermedades del ajo, son las pudriciones, pero estas se pueden evitar regando de una manera correcta, en caso de que aparezca un insecto plaga como moscas o escarabajos que esté dañando la planta puedes aplicar agua con jabón biodegradable para ahuyentarla mezclando 1 cucharada por cada litro de agua.
Total
0
Shares

Pastel de coco: ¡No necesitas una ocasión especial para celebrar!

El pastel de coco es un un postre muy popular en la gastronomía Latinoamericana con fácil preparación, muy…

También te puede interesar