Paella de mariscos: una receta especial para reunión de amigos (versión ecónomica)

Total
0
Shares

La paella de mariscos también es conocida por muchos como arroz a la marinera, este es uno de los platos más ricos que existen en la gastronomia mundial por tener tantos ingredientes ricos que le dan un buen sabor. Esta receta que te voy a enseñar a hacer hoy es muy fácil de hacer siempre y cuando sigas con atención las instrucciónes, ya que hacer una paella marinera como estas requiere de un par de cosas claves como buenos frutos del mar y atención en todo el proceso de cocción.

Ingredientes:

  • Aceite de oliva extra virgen.
  • 1 taza de cabezas de mariscos especial para arroz.
  • 300 gr de gambas pequeñas.
  • 1 litro y ½ de agua.
  • 1 cabeza de pescado blanco o 200 gr de pescado para sopa.
  • 1 hoja de laurel.
  • 2 ramas de perejil frescas.
  • 3 dientes de ajo sin picar.
  • ¼ de pimentón rojo.
  • ½ cebolla cabezona.
  • Sal al gusto.
  • 2 tomates rallados.
  • 1 taza de alverja o guisantes crudos.
  • 1 cebolla cabezona blanca cortada en cuadritos.
  • 1 pimiento rojo cortado.
  • 5 dientes de ajo finamente picado.
  • 350 gr de sepia cortada o calamar cortados en cuadritos.
  • 1 cucharada de pimentón en polvo.
  • 700 gr de arroz blanco.
  • 2 gr de azafrán o 1 cucharada de alimenticio.
  • 300 gr de conchas de almejas.
  • 6 tenazas o bocas de cangrejo.
  • 6 gambones o langostinos.
  • Pizca de pimienta negra recién molida.
  • Limones.

Preparación de la paella:

  1. Comienza preparando el caldo para la paella calentando una olla honda a fuego medio con el chorro de aceite de oliva extra virgen. Cuando ya esté caliente mete la taza de cabeza de mariscos especiales para el arroz, deja que se fríen todas por igual por 1 minuto revolviendo todo el tiempo, esto para darle más sabor al caldo.
  2. Después cubre con el litro y medio de agua y añade la cabeza de pescado que prefieras, luego la hoja de laurel, las dos ramitas de perejil completas, los cuatro dientes de ajo sin picar, el cuarto de pimentón rojo y la media cebolla cabezona.
  3. Revuleve con la cuchara de palo para que todo se cubra con el agua y tapa dejando la olla a fuego medio bajo por 40 minutos.
  4. Cuando el caldo ya esté en su punto de hervor apaga el fuego y deja que se enfríe un poco para después verter el líquido en un recipiente pasando todo antes por un colador.
  5. A continuación calienta una paella grande con un chorro de aceite de oliva colocando a fuego alto.
  6. Luego frie en la paella la cebolla cabezona picada, los ajos, el pimiento y agrégale sal al gusto, finalmente añade el tomate rallado. Revuleve todo por un par de minutos para que se mezcle combinando sabores.
  7. Agrega los 350 gr de sepia, 1 cucharada de pimentón en polvo, el arroz, la taza de alverja y la pizca de azafrán. Vuelve a reolver por un minuto y añade el caldo que hiciste al principio para que cubra todo.
  8. Espera que tome hervor el cado para ponerle el cuerpo de los mariscos, las conchas de almejas que deben estar bien lavadas con anterioridad e igualmente las tenazas del cangrejo, los gambones para decorar y la pizca de pimienta recién molida.
  9. Termina de cubrir con otro poco de agua y mueve la pellera para asentar el arroz. Espera que hierva, se consuma el caldo y se cocine el arroz por unos 20 minutos.
  10. Luego de haber pasado este tiempo apaga y tapa la paella con un trapo por encima si no tienes la tapa y deja reposar por cinco minutos.
  11. Finalmente lleva a la mesa la paella y decora con unos cuantos limones.
  12. Esta receta te sirve para emplatar hasta seis porciones.

Consejos:

  • No pases por alto hacer el caldo ya que es el líquido más importante para darle buen sabor.
  • El característico color de la paella de marisco tradicionalmente se le da agregándole algunas hebras de azafrán, en caso de no conseguirlo puedes sustituirlo por colorante amarillo.
  • Remoja las conchas de almejas por dos horas antes dejándolas en la nevera para que expulsen toda la arena e impurezas. Una vez purgadas retira las almejas del agua sucia con las manos para no levantar el resto de suciedad que quedan en el fondo del recipiente y llévalas a un colador para lavarlas bajo el chorro de agua fría, si aún tiene suciedad puedes ayudarte de un cepillo.
  • Puedes licuar el caldo con todos las verduras que le pusiste.
Total
0
Shares

Empanadas con masa de espinacas: agrégales queso mozzarella

Las empanadas son un plato típico rico que a muchos de nosotros nos gusta por su exquisito y…

También te puede interesar