¡Fácil y rápida! La receta de queso casero que puedes hacer con leche y limón

Total
0
Shares

El queso es un producto básico en la alimentación de muchas familias, ya que lo puedes disfrutar en tu desayuno, merienda o incluir en la elaboración de diferentes recetas para cualquier momento del día. Además, se caracteriza por el gran aporte en nutrientes. Pero lo mejor de todo, es que obtener un buen producto sin tener que acudir al supermercado es más sencillo de lo que pensaste. Se trata de una receta artesanal con solo 4 ingredientes fáciles de adquirir  y sin tener que usar cuajo que a veces es difícil de encontrar, así como equipos especiales. Recuerda que preparar tus alimentos desde casa trae consigo algunas ventajas, empezando por la economía y el tener mayor control a la hora de decidir qué es lo que le vas a proporcionar a tu cuerpo.

Receta

El tiempo aproximado para esta receta casera de 30 minutos más la refrigeración, teniendo como resultado un queso de unos 315 gramos. Puedes usar  leche líquida entera de la que se encuentra en el supermercado o leche de vaca fresca, que sería la elección ideal. Todo depende de los gustos y cuál es fácil de adquirir en tu ciudad. Si no quieres desechar el suero sobrante, una alternativa es usarlo como el sustituto del agua en la masa a la hora de preparar las arepas, empanadas o el pan. También lo puedes congelar para su uso posterior.

Ingredientes

  • 75 g de yogur natural o crema agria (opcional)
  • 2 litros de leche líquida pasteurizada (no debe ser de larga duración UHT, ni leches vegetales)
  • 1/4 taza de vinagre blanco o jugo de limón
  • 1 cucharadita de sal

Preparación 

Como dato importante que deberías saber antes de empezar es que al momento de agregar el limón o el vinagre, la leche debe cortarse de inmediato y con ello aparecer un líquido de color amarillo. Si no ocurre, es necesario agregar un poco más de acido para que la leche termine de separarse bien. En el punto del prensado quizás desees agregar algunas hierbas como perejil o albahaca. Así como condimentos que pueden ser ají dulce, pimiento, incluso nueces para darle un toque especial.

Primer paso

Es una olla grande vierte la leche. Luego llévala a fuego medio hasta que empiecen a aparecer pequeñas burbujas por el borde y estén acompañadas de humo. Lo que indica que casi va a hervir, tomando aproximadamente unos 22 minutos. Antes de que ocurra este proceso, es decir cuando solo se haya calentado debes sacar una taza leche y mezclarla con el yogur o crema.

Segundo paso

Cuando se acerquen los 22 minutos y la leche esté a un punto de hervir, añade la combinación de yogur y el jugo de limón o vinagre. En seguida podrás observar cómo se separa toda la mezcla formando una especie de cuajada y también quedará un suero amarillento.

Tercer paso

Retira la olla de la estufa y procede a sacar la cuajada con ayuda de una cuchara con orificios. Trata de eliminar el exceso de líquido del producto colocándolo en un colador con lienzo o de tela. Ahora debes poner la cuajada en un tazón, agregar la sal y mezclar con un tenedor o tus manos limpias.

Cuarto paso

Aquí puedes optar por dejar el queso como esta para tener una versión de ricotta que es grumoso o prensarlo, de tal manera que el queso sea firme. Para ello es necesario entorchar la coladora o el lienzo para que vayas sacando el suero y con ello dar la forma. Entre más presión y tiempo de drenado, más firme quedará.

Quinto paso

Una vez esté a temperatura ambiente, envuélvelo en un plástico para que quede bien apretado y si quieres, puedes dejarlo en un envase para que tenga forma circular o cuadrada. Lleva al refrigerador por al menos 24 horas. Pasado el tiempo, servir y disfrutar.

Total
0
Shares

Beneficios del aceite de árbol de té. 8 formas de usarlo

El aceite de árbol de té se ha convertido en un producto muy utilizado para tratar diferentes molestias…

También te puede interesar