¿Aún no logras marcar tu vientre? Estas pueden ser las principales razones por las que no sucede

Total
0
Shares

Si aún no logras marcar tu vientre, pese a que llevas muchos meses trabajando en ello, probablemente hay algo en tu ecuación de actividad física y entrenamiento que no se encuentre como debería. Si tu respuesta es sí, nosotros tenemos la solución. En el artículo de hoy te hablaremos sobre 7 variables que debes tener en cuenta para lograr el vientre por el que trabajas día a día.

7 razones por las que, quizás, no logras marcar tu vientre

Chequea nuestra lista de errores comunes y quizás encuentres la razón  por la que no logras marcar tus abdominales. Así podrás re-direccionar tu cuerpo y hábitos sobre el camino que deseas.

1 -Necesitas más cardio

El ejercicio aeróbico es una excelente manera de quemar grasa, por lo que el cardio debe estar en tu lista de entrenamiento si deseas marcar tus abdominales. Según los expertos, entre más cardio realices, más grasa de tu vientre quemarás, dando, de esta manera, paso a la vista de tu musculatura abdominal, pues la actividad se centra en tu core.

Así que no dudes en sumar una sesión de cardio a tu rutina diaria y te aseguramos que notarás más rápidamente los resultados.

2 -Poco HIIT en tu rutina

Quizás no estas realizando suficiente HIIT, o entrenamientos en intervalos de alta intensidad. Este tipo de ejercicio te permite combinar una técnica de acondicionamiento físico donde el ejercicio cardiovascular y la fuerza son la estrella, por lo que es un camino seguro y eficiente para ponerte en marcha hacia tus abdominales soñados.

Así que ponte en marcha y comienza a practicar tres o cuatro veces por semana el HIIT, y de seguro verás una gran diferencia en tu cuerpo.

3 -No comes suficiente proteína

Realmente un abdomen tonificado y marcado se construye la mitad del tiempo en la cocina. Sí, así como lo oyes, mantener una dieta saludable es parte fundamental del proceso de construcción muscular, además de trabajar el core abdominal y los músculos generales de tu cuerpo.

La proteína es una parte crucial de la recuperación entre los entrenamientos, ya que es la encargada de que tus músculos se reconstruyan y construyan de manera biológica y natural. Por eso agrega un 15% de proteína a tu dieta y acércate a pasos seguros hacia el cuerpo que deseas.

4 -Poca agua al día

Mantenerse bien hidratado no solo es bueno para tu piel y sistema general, lo cierto es que puede ayudarte a quemar más calorías y, consiguientemente, a perder más grasa corporal. Beber al menos 16 onzas de agua al día puede ayudarte aumentar tu tasa metabólica hasta a un 30% durante unos 10 a 40 minutos, pues su consumo aumenta tu gasto de energía corporal, según afirman los expertos.

Nosotros te confiamos que tomar 17 onzas de agua al día te ayudará a quemar 23 calorías, solo por consumirla. Así que no dudes en hacerlo.

5 -Consumes alimentos “prohibidos”

Tu cuerpo almacena todo lo que comes, por lo que el exceso de “combustible”, en este caso alimentos ricos en calorías, se almacenara y de inmediato la “deliciosa dona” que consumiste en la tarde se convertirá en grasa, si no la quemas.

Si te preguntas cómo es que esto sucede, la respuesta tiene un lado simple: los alimentos azucarados o altos en calorías como los bebidas gaseosas, los biscochos y snack de bolsa, aceleran el proceso de catabolismo, convirtiendo rápidamente lo que comes en energía. Por lo que te aconsejamos consumir estos alimentos con moderación, asegurándote de quemarlos día a día con tu entrenamiento.

6 -Exceso de fibra en tu dieta

Es de conocimiento global que mantener una dieta alta en fibra es bueno para la salud, en términos generales, en especial para tu sistema digestivo. Pero si buscas marcar tus abdominales, lo ideal es mantener el consumo de fibra equilibrado a solo 10 gramos de esta al día. Pues según estudios especializados en el tema, una reducción en el consumo de fibra  te ayudara a deshacer la grasa abdominal.

7 -Una incorrecta elección de carbohidratos

Los alimentos altos en carbohidratos refinados como la harina, el arroz y el pan blanco, pueden enviar niveles de azúcar a la sangre como en una montaña rusa, ocasionando que sientas hambre y busques más comida para equilibrar tu cuerpo. Además de aumentar la cantidad de grasa abdominal.

Por lo que en su lugar te recomendamos consumir carbohidratos complejos, los cuales aportan un índice glucémico bajo. Es decir que no aumentarán tu nivel se azúcar y te harán sentir saciado la mayor parte del tiempo, además de ser una buena fuente de fibra y energía.

Ya tienes las variables, ahora la ecuación es tu responsabilidad. Revisa cada apartado y toma consciencia de cual de los anteriores puntos no te permite marcar las abdominales por las que tanto has trabajado. Te aseguramos que después de transformar la falla, conseguirás el cuerpo que deseas.

Total
0
Shares

5 ejercicios que te ayudarán a reactivar tu núcleo después del parto

Durante el embarazo, el cuerpo sufre cambios significativos. La pregunta “¿cuándo recuperaré mi cuerpo?” se escucha de manera…

También te puede interesar